Eliminando barreras.

Hoy escribo una de mis entradas más emotivas. He hablado de mi escoliosis y mi lucha por llevar una vida normal en reiteradas ocasiones, pero hoy vuelvo a hablar de ello con motivo de un gran logro profesional que ha supuesto un gran esfuerzo personal: mi título de instructor de pilates MAT con Eva Espuelas y la Federación Española de Pilates y Taichi.



Pilates, es una técnica que practico desde hace muchos años debido a mi rehabilitación por mi escoliosis. Empecé la rehabilitación siguiendo un método de fisioterapia llamado Schroth con el doctor Manuel Rigo en el Institut Rigo Quera Salva de Barcelona. Acabé practicando este método alemán de fisioterapia después de haber viajado por todo Europa buscando soluciones a mi escoliosis. El método Schroth se caracteriza por corregir la columna a través de ejercicios guiados por la respiración. Son ejercicios que requieren mucha concentración y disciplina, y se realizan gracias a una simple espaldera, palos, taburetes, poleas según se necesiten y algún que otro accesorio tipo corcho, saquito o pelota. Cómo podéis observar, es una definición que se acerca mucho al Pilates. Practicaba fisioterapia en paralelo a mi tratamiento con corsé ortopédico que iba adaptándose con los años a mi crecimiento y cambio físico. Fueron una años extremadamente duros, en los que tenía que llevar el corsé las 24h del día y tan sólo lo quitaba para ducharme rápido. Imaginaros con 15 años, cuando todas vuestras amigas lucen ropa mona, empiezan los primero "ligues" del cole, las primeras "quedadas" en la plaza del barrio para ir a tomar algo, y yo con un corsé de plástico al rededor del cuerpo. Pues bien, no sólo no dejaba de hacer ningún plan, sino que además adapté mi situación, mi corsé, a mi vida diaria. Seguí quedando con las amigas, viajando (a pesar de la incomodidad), haciendo lo que debía hacer con esa edad, consciente de lo importante que era mantener la disciplina.


Gracias a mi deseo por mejorar mi columna y así evitar una gran operación, logré corregir los grados necesarios que me permitían empezar una vida sin plásticos al rededor del cuerpo y lo más importante: sin operación de espalda.


Escribo todo esto ya que en su día, ningún doctor, nadie, podía imaginar que terminaría corrigiendo tanto, teniendo un embarazo, y encima con el título de instructora de Pilates que acabo de obtener. Quiero que mi experiencia sea un ejemplo para muchos. Para quienes sufren algún tipo de anomalía que le "impide" hacer una vida normal. Quizá habrán cosas que no podrán hacer como los demás, pero con una actitud positiva, con una actitud sensata y disciplinada, se puede llegar a alcanzar grandes éxitos.


Todo éxito requiere una lucha, una batalla activa en la que nos debemos involucrar día y noche hasta alcanzarlo. La escoliolis ha sido y es mi batalla personal, pues con los años va a más, pero ya desde una base sólida, con una buena musculatura, higiene de vida, y sobretodo, consciente de lo que debo hacer y no.



Siempre agradeceré a mis padres, por todo el valor que me han transmitido. Lucharon y se preocuparon hasta encontrar la solución que me convenía. Siempre agradeceré a mi hermano, a mis amigos, por haberme ayudado a no sentirme excluida de nada, a abrocharme el corsé cuando se tenía que abrochar por detrás.. que hasta incluso me acompañaban al baño cada vez que necesitaba ir para poder así desabrocharlo. Fueron unos años muy duros, pero que han valido la pena lucharlos.



Hoy, ayudo a otras chicas a no tirar la toalla, a ponerse en forma para poder así sentirse bien, sin dolores ni molestias. Pilates es una técnica buenísima para tener una espalda sana, un cuerpo controlado, estabilizado a parte de estilizado. Es una técnica ideal para aprender a respirar correctamente, ayudarnos con el día a día. Que mi ejemplo sirva a todas aquellas que empiezan un tratamiento tan duro y sacrificado como fue el mío. Y terminaré rindiendo tributo a un gran deportista que ha fallecido hace poco de manera trágica junto a su hija, la gran estrella de la NBA Kobe Bryant: "todo lo negativo, presión, desafíos, son en realidad oportunidades para crecer".


Institut Rigo Quera Salva: Via Augusta, 185, 08021 Barcelona. T: 932 09 13 30

Centro de formación Pilates Eva Espuelas: www.e-pilates.es T: 948 18 88 44


Eva, Xary (www.fitasalut.com), Irene, Romina, Irujar, Itziar, Natali, Ina, Patricia, Arantxa y Cami, ha sido un placer formarse con vosotras, la formación sigue a diario así que hasta muy pronto!.


87 vistas

+34 617452579

©2019 by www.pandoratales.com. Proudly created with Wix.com  Fotografía por @dianasegurafotografia